Elegir mal el supermercado puede costarte 823€

L. Ladrón de Guevara Cabrera. – Ya sabemos que a la hora de comprar siempre es recomendable comparar. No todas las marcas cuestan lo mismo y las marcas blancas son muchas veces la opción más económica, pero además de esto el establecimiento donde hagamos la compra puede ser determinante. Todo esto lo ha demostrado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en un informe que nos puede ayudar a ahorrar o al menos a tomar consciencia de lo que gastamos.

En este informe se revela, como es habitual, que existe una diferencia de hasta 823€ anuales entre unas compras y otras en función de los establecimientos en lo que se realice y los productos o marcas elegidos. Mientras la “cesta tipo” se compone de 150 productos obtenidos entre los más consumidos por los españoles, la “cesta económica” se compone de 80 productos de marca blanca. En datos totales, las familias españolas gastan al año un media de 6.138,7€ en la ceta tipo, frente a la cesta económica que sale en unos 4.449€ anuales. La diferencia en este sentido es notable, pero el ahorro no sólo depende de la elección de las marcas, sino de los establecimientos donde hagamos la compra.

Si comparamos la compra de exactamente los mismos productos, los considerados como “cesta base”, como se hace en este estudio, los establecimientos más caros son las grandes superficies como Alcampo e Hipercor. Por otro lado los supermercados más baratos son El Árbol, Spar y Simply Market. Mientras algunas cadenas han subido sus precios un 8% otros los han bajado hasta en un 10%.

En el caso de la “cesta económica”, se aprecia una bajada casi general de los precios con respecto al año anterior, exactamente 18 de los 26 supermercados analizados. Es el caso de Carrefour Express (-11,1%), seguido de Carrefour Market (-8,8%) y El Árbol (-8,1%). EN relación a la cesta económica, Alcampo también ha subido sus precios (+8,8%), seguido de Maxidia (+4,3%) y Lupa (+3,8%).

Según el estudio, la diferencia y la capacidad de ahorro era aún mayor en 2014. Hasta 100 euros más, unos 923€, se podía ahorrar una familia española dependiendo de los productos y de los establecimiento que escogiese. Es por lo tanto un 11,4% menor el ahorro posible en 2015 con respecto al año anterior, lo que se se  podría entiender con una bajado de los precios en general, como señala la caída constante del IPC, pero que en realidad es debido a la subida del precio general llevada a cabo en las grandes cadenas, como hemos visto.

También se aprecia que la tendencia a la reducción del gasto familiar que se venía dando por la crisis se ha detenido, es decir, que se mantiene más o menos la media de consumo familiar que en 2014. Se trata, según ha explicado a los medios la portavoz de la OCU, Ileana Izverniceanu, del primer período en el que se registran “síntomas de recuperación del consumo de familias” desde 2008.